Receta de Gastronomia Mediterranea

Pasta e fagioli con mejillones

Pasta e fagioli con mejillones es una variante puramente del sur de la clásica receta a base de legumbres. En la tradición napolitana, pasta e fagioli es una sopa de menestra en la que la pasta se cuece directamente en su condimento, con una técnica similar a la del risotto: añadiendo agua o caldo a medida que se necesita hasta la completa cocción de la pasta. El almidón liberado, junto con la fragmentación del condimento, contribuye a lograr una consistencia cremosa. En esta versión, el líquido añadido durante la cocción es el agua de los mejillones, que aporta una característica nota salada a la receta. Si bien en Nápoles se utiliza por lo general la pasta mixta para elaborar la pasta e fagioli (una mezcla de distintos formatos de pasta que se remonta a la época en que se vendía a granel), una excelente alternativa es la mafalda corta, cuyos bordes ondulados "abrazan" el mejillón. Además, la mafalda corta es uno de los múltiples formatos presentes en la pasta mixta.

  • 4
  • 40 minutos
  • media
  • Pasta

Ingredientes para cuatro personas

 

700 g de alubias blancas cocidas
  800 g de mejillones
150 g de tomate sin piel
 

1 diente de ajo
Aceite de oliva virgen extra, a gusto
120 g de Mafalde corta Garofalo

 

 

Preparación

 

Limpiar los mejillones y ponerlos en una sartén amplia con tapa, a fuego alto. Los mejillones únicamente deben abrirse, sin llegar a cocinarse, puesto que se someterán a una segunda fase de cocción. Dejar enfriar los mejillones, pelarlos y conservar el líquido de cocción previamente filtrado.

 

 

Para preparar las alubias, poner a dorar un diente de ajo en aceite, añadir a continuación el tomate pelado cortado en rodajas junto con una cucharada de su propio jugo y dejar cocer a fuego medio. Transcurridos cinco minutos, añadir el bote de alubias con su agua y dejar cocer a fuego medio durante unos diez minutos.

Si se prefiere una receta más cremosa, en esta fase se pueden pasar por la batidora la mitad de las alubias, o bien se puede omitir este paso para un resultado más rústico.

 

 

Añadir la pasta a las alubias y llevar a ebullición añadiendo, simultáneamente, una cucharada del agua de los mejillones y una cucharada de agua tibia, hasta que la pasta esté al dente y la salsa tenga la textura deseada. Añadir los mejillones pelados, reservando algunos para la presentación, y dejar cocer durante otro minuto.

 

 

Servir muy caliente, añadir tres o cuatro mejillones en cada plato y condimentar con perejil picado y una cantidad generosa de pimienta recién molida.