Receta de Eva Scialò

Rococò

Todo napolitano que se precie tiene grabado en su corazón el olor del «pisto» (una mezcla de especias) y la imagen de su abuela amasando galletas rococó en Navidad. Cada uno de ellos conserva celosamente una receta de estas galletas en una hoja de papel lisa y manchada, que ha ido desafiando al paso del tiempo de generación en generación. Galletas crujientes, bajas en grasa, pero con un fuerte aroma, el de la Navidad napolitana.

  • 4
  • 1 hora
  • Media
  • dulce

Ingredientes para 12 galletas rococó de 10 cm de diámetro

 

Ingredientes para el Rococò:

500 g de Harina Garofalo 00 (W170)
500 g de azúcar
100 ml de agua
200 g de almendras
50 g de zumo de mandarina
cáscara rallada de mandarina y limón
10 g de «pisto»*
4 g de bicarbonato de amonio para dulces

*Si no puede encontrarlo preparado, puede obtener el Pisto mezclando los siguientes ingredientes:

15 g de canela en polvo
5 g de pimienta
5 g de nuez moscad
2 g de clavo molido
2 g de anís estrellado
2 g de cilantro 

 

Preparación

 

 

Ponga todos los ingredientes secos en un cuenco grande y mezcle cuidadosamente. Puede dejar las almendras enteras, como en nuestro caso, o picarlas en trozos grandes antes de añadirlas a los ingredientes.

 

 

Mezcle el agua con el zumo de mandarina (algunas familias usan naranjas) y vierta la mezcla en el cuenco.

 

 

Amase con cuidado y paciencia. Al principio la masa será arenosa y será difícil hacerla homogénea.Cuando obtenga una masa dura, forme una bola y déjela reposar en el film plástico por lo menos una hora.

 

 

Forme un pan largo y córtelo en rebanadas de dos centímetros de grosor.

 

 

De cada rebanada extraiga barritas largas 10 cm aplastando con las manos. A continuación, cierre los extremos para formar rosquillas y colóquelas en una bandeja con papel para hornear.

 

 

Hornee durante unos 30 minutos a 160°C. Una vez enfriados, se guardan en una caja hermética durante varios días.

 

Aclaración: el «pisto» es una mezcla de especias que en la cocina napolitana se utiliza para sazonar muchos de los dulces navideños, como el rococó, el «mostaccioli» y los dulces de cuaresma.